Ud. está en: Portal del Amaranto  > El Amaranto  > Red de Valor
   
  Redes de Valor y Cadenas Productivas: la manera moderna de concebir las alianzas comerciales.
{image}
  Si es cierto que en cada amigo hay un enemigo potencial. ¿Por qué no puede ser que cada enemigo oculte un amigo que espera su hora? (Giovanni Papini) Sirva esta cita para aquellos con preferencia filosófica y recordaremos a El Principito de Saint-Exupéry para los que gustan de los clásicos: “ … todo depende del cristal por el que se mira”. Estas reflexiones vienen a cuento al tratar los conceptos afines de Red de Valor y/o Cadena Productiva.


De manera casi instintiva uno tiende a considerar como enemigo a todo aquel que se dedica a la misma actividad comercial o productiva que uno mismo. Vemos a nuestro igual (mercado lógicamente hablando) con desconfianza. ¿Querrá invadir mi mercado? ¿Me robará mi cliente? ¿Copiará mi tecnología? Y ante estos escenarios de miedo, nos alejamos, para permanecer sombras desconocidas que se espantan mutuamente. Envueltos en voluntaria ceguera de avestruz, dejamos de ver que el verdadero enemigo es la debilidad propia. Es mi falta de tecnología la que me limita el acceso a mejores y mayores mercados. Es la deslucida comparación de mis productos ante los de la competencia la que me resta clientes. Es mi pequeño tamaño el que encarece mis insumos. Es lo raquítico de las empresas lo que mantiene mi investigación tecnológica empolvándose en el cajón del laboratorio.

Si continúo con este útil, aunque moderadamente masoquista ejercicio crítico, seguramente percibiré que la solución para cada uno de estos problemas excede mi capacidad; financiera, de tiempo, de recurso humano, de “know how” y de tantas otras comas más. Y entonces, arrinconado, desesperado por encontrar viable solución que permita la supervivencia y crecimiento de mi empresa / parcela / laboratorio (en esto de la “competencia de mercados” se encuentran también distinguidas eminencias de blanca bata) posiblemente llegue a lo que los psicoanalistas llaman el punto de “ruptura interna” que permite ver con ojos nuevos. El cambio de cristal al que alude el Principito.

Pedantemente llamémoslo el cumplimiento del postulado de Papini; el amigo en el enemigo hallado. Porque de eso se trata una Red de valor y/o una Cadena Productiva: En percibir como aliado a todos los agentes que producen y extraen valor a partir del mismo recurso primario. En aceptar que la unión sí hace la fuerza. Consiste en formar comunidades de talento, redes de comunicación, eslabones de relación.

También se puede expresar en jerga que agrade al pragmático con el ojo puesto en el bottom line. Consisten las cadenas productivas en series de alianzas verticales y horizontales dentro de los agentes económicos para incrementar el valor agregado y el retorno sobre inversión. Son acciones coordinadas para maximizar el poder de negociación con proveedores y asegurar descuentos significativos por la compra en volumen. Consisten en formar redes alegóricas pero con la capacidad real para atrapar oportunidades de negocio. Es la fortaleza para eliminar intermediarismo y coyotaje al vincular directamente a los agentes, abaratando costo y aumentando utilidades.

Son estrategias de beneficio común a largo plazo fincadas sobre la premisa de que del producto de los intercambios comerciales tiene que haber ganancia y rentabilidad adecuada para todos, empezando por los agricultores.

Por lo anterior (y con una disculpa a Kipling por el plagio de estilo si bien no de habilidad):

Si formas parte de la comunidad que extrae y devuelve valor al compartir holísticamente el ciclo económico, histórico y cultural del amaranto,

Si eres agricultor que siembra, cosecha y vende grano y semilla de amaranto,

Si eres microempresario, artesano, productor de alegrías, palanquetas, harinas o panes y galletas con amaranto,

Si eres industrial con productos de amaranto posicionados o comercializador de amaranto y derivados con nichos de mercado detectados y penetrados,

Si eres académico con investigación básica y/o tecnología aplicada disponible para optimizar los diversos aspectos de la explotación integral del amaranto,

Si te has percatado que amaranto lleva amar en el nombre, y coincides con Papini a pesar de tu cautela y desconfianza,

Si a veces miras con el cristal de El Principito, este Portal del Amaranto fue creado para ti y te invitamos a que te registres para que obtengas y colabores en la generación de sus beneficios:


Dr. Benito Manrique-de-Lara
Presidente
Asociación Mexicana del Amaranto

¡Regístrate!