Ud. está en: Portal del Amaranto  > El Amaranto
   
  Importancia y Características del Amaranto
    El amaranto es un alimento altamente nutritivo y con excelentes cualidades agronómicas. Se adapta en varias condiciones climáticas y de terreno. Su reinserción agrícola y nutricional tiene gran aceptación.


Durante más de 500 años, la quinua, el lupino, la mashua, el yacón, el amaranto, fueron considerados alimentos de “segunda clase”. En los siglos de la conquista y colonia, fueron remplazados por productos del viejo continente y ahora del mundo occidental. Lo irónico es que la quinua o el amaranto, por ejemplo, son de increíble potencial y podrían convertirse en la base alimentaria de la humanidad en integración con otros productos por su alta calidad proteica y nutritiva. Paradójicamente a lo que ocurre en América, estos cultivos son producidos, consumidos y reconocidos en lugares tan lejanos a su origen como Nueva Zelanda, Finlandia, Japón, EE.UU. y Europa.

Algunos observadores están empezando a ver que es un error remplazar las formas tradicionales de agricultura en América. Hace solo un siglo, la soya, el girasol, y el cacahuate eran considerados cultivos cuya investigación y esfuerzo no valían la pena; al momento constituyen importantes producciones mundiales. De todos los cultivos pasados por alto, el amaranto parece especialmente prometedor debido a su importancia en las civilizaciones Azteca, Maya e Inca .

¿Por qué el amaranto es una buena opción de cultivo?

La mayor parte de la superficie agrícola en México, como en América, es de temporal, algunas áreas con precipitación baja y errática, lo que hace que las cosechas de los cultivos tradicionales sean inseguras. El Amaranto es una planta C4, al igual que el sorgo, el mijo y la caña de azúcar; es decir realiza la fotosíntesis de una manera muy eficiente en condiciones de alta temperatura y baja disponibilidad de agua.

La combinación de características anatómicas del amaranto y su tipo de metabolismo (C4), resulta más eficiente en el uso de CO2 bajo difíciles condiciones de escasez de agua y difíciles temperaturas, lo que contribuye a su amplia distribución y capacidad de adaptarse a condiciones ambientales diversas y adversas. Por todo ello puede ser un buen cultivo “alternativo”, en zonas de temporal difícil y aún para zonas semiáridas si se usan los métodos de cultivo adecuados.

La planta de amaranto es tolerante a las sequías, altas temperaturas y plagas. Tiene una extraordinaria resistencia, crece en casi cualquier sitio donde incida la luz solar y suficiente humedad, además algunas especies pueden cultivarse bajo condiciones salinas. El amaranto es muy resistente a las inclemencias del clima, puede crecer en terrenos al nivel de mar o en valles altos de 3.000 msnm, en climas semiáridos o en zonas tropicales y en temperaturas que van de los 14° C hasta los 29 °C.

El amaranto es muy adaptable, se puede sembrar en pequeños espacios como en el patio trasero de una casa, así como en grandes extensiones de terreno con altos índices de productividad. El Grupo Centéotl, por ejemplo, promueve la siembra de traspatio para autoconsumo, orientada a familias que cuentan con un pedazo de tierra anexo a su vivienda, las amas de casa reciben capacitación para elaborar distintos platillos no sólo con la semilla reventada del amaranto sino también con las hojas, igualmente nutritivas. La importancia potencial del amaranto estriba en su combinación de características agronómicas, calidad de su composición desde el ángulo nutricional y su factibilidad de aplicación como alimento y como forraje. Para una mejor producción a gran escala es mejor considerar lo siguiente:

-Terreno plano, es el ideal. A gran escala permite el uso de cosechadoras, lo que disminuye los costos y genera mayor rentabilidad al cultivo.

-El suelo debe tener una textura fina, debe ser suelto, poroso, permeable o de buen drenaje, bien nivelado, sin terrones y sin problemas de salinidad. Los suelos pesados o arcillosos (de barro), afectan el desarrollo de las raíces y del crecimiento de la planta.

-Existen variedades de semilla mejoradas que potencian altos rendimientos, uniformidad en la altura de la planta, y en la época de maduración mayor tolerancia a los periodos de sequía y a las enfermedades.

-Las plagas y enfermedades no atacan al amaranto durante los primeros 5 a 6 años de siembra recurrente o continua. Este problema se presente solo cuando ha formado un nicho ecológico y se ha adaptado a las condiciones y al cultivo, sin embargo muy pocas veces el grano es amenazado.

Especies cultivadas para producción de grano

Existen notables diferencias entre las especies productoras de grano y las de verdura. Las plantas que se utilizan por su grano, han sido también utilizadas como ornamento y como colorante. Por otra parte, las especies productoras de verdura son generalmente malezas, plantas no cultivadas que dedican gran parte de su energía a la producción de follaje, son de menor tamaño que las cultivadas y presentan flores y frutos más pequeños y de color oscuro.

Amaranthus hypochondriacus L.
(= A. frumentaceus, A. anardana, A. leucocarpus y A. leocospermus).

Es una herbácea anual que llega a alcanzar hasta los 3 m de altura. La inflorescencia es de gran tamaño, muy densa, erecta y espinosa. El tamaño de las brácteas le da una apariencia y tacto espinoso. Las semillas son de color blanco, dorado, café y negro; las de coloración clara son las que más comúnmente se utilizan para grano; esta especie también es usada como ornato.

Amaranthus cruentus L.
(= A. paniculatus, A. sanguineus y A. speciosus)

Su crecimiento es erecto hasta los 2 m de altura, generalmente de menor tamaño que A. hypochondriacus. Cuando la planta está completamente desarrollada presenta en la parte inferior espigas suaves y laxas y en la parte superior panículas. Las semillas pueden ser cafés, negras, blancas o amarillas. Los colores claros son los que se utilizan para producción de grano mientras que las de semillas de color oscuro se usan como verdura o como ornato.

Amaranthus caudatus L.
(= A. mantegazzianus y A. edulis)

Presenta también un amplio espectro en cuanto a color y forma de la planta, sin embargo, se distingue por su inflorescencia en forma cauda y las semillas color marfil con los bordes rojos. Es una herbácea anual que llega a medir 2m de altura. Las panículas o espigas son extremadamente largas y colgantes, lo que le da su apariencia glomerular característica.

Amaranthus edulis

Existe cierta controversia en cuanto a la situación de esta especie ya que algunos botánicos la consideran una especie y otros una variedad de A. caudatus. Sin embargo, su importancia radica en tener un crecimiento determinado, característica muy importante para mejoras genéticas. La inflorescencia presenta ramificaciones que terminan en una flor estaminada muy peculiar.

Formas de cultivo:

-Zonas tropicales

Los brotes del Amaranto son consumidos como verduras y los granos son después recolectados. Se deja que las plantas se reproduzcan ellas mismas por semilla de manera natural para una segunda plantación. Esta forma de cultivo, roza-tumba-quema, se realiza en la región tropical de Yantile, sureste de Perú y en la zona Náhuatl de Zongolica, Veracruz,


-Zonas templadas

El amaranto sigue siendo cultivado en las chinampas, jardines flotantes, cuyo sistema es practicado en varias formas por los mayas y los pre-Incas del lago Titicaca. En chinampas, las semillas son puestas en una cama fértil de materia y lodo de algas que son obtenidas de los canales. Cuando las plantas alcanzan los 20 cm aproximadamente son transplantadas a un metro tierra arriba, donde son fertilizadas. Al alcanzar el metro de altura son recalzados cubriendo su base con 40 cm de pasto. Este recalzado ayuda al soporte del tallo y reduce la competencia entre semillas. Para obtener las semillas se hacen pasar por una tela de fibras de maguey o ayate, o por un colador metálico (Early, 1990).

Uno de los cultivos con los cuales no puede tolerarse el amaranto es la lechuga. Se ha demostrado que el Amaranto compite fuertemente por el fósforo del suelo y que tiene mayor competitividad que la lechuga. Esta interferencia es más evidente en suelos pobres en fósforo, determinadas estrategias de fertilización pueden reducir el efecto de la competencia.

En resumen:

-Puedes sembrar amaranto con toda confianza en tu pueblo porque se adapta a diferentes suelos y climas.
-Puedes sembrarlo de temporal porque es más resistente a la sequía que el mismo maíz.
-Obtienes muchos beneficios, desde antes de la cosecha, consumiendo la hoja como verdura, durante todos los meses de crecimiento de la planta.
-También puedes usar la hoja para completar la comida de chivos, borregos, vacas y gallinas.
-El rastrojo que queda después de la cosecha lo puedes usar como forraje para los animales.
-El amaranto te da buenas ganancias porque el precio es mucho más alto que el de otros granos, incluyendo al fríjol.
-Tiene un mercado asegurado, evitando problemas de comercialización.